martes, 1 de octubre de 2019

El 'CNI catalán' ayudó a los CDR a burlar a la Guardia Civil

El Instituto Armado descubrió la maniobra y restringió al máximo la información del operativo que compartió con los Mossos

Quim Torra, presidente de la Generalitat , junto al 'conseller' de...

El denominado CNI catalán ayudó a los miembros de los Comités para la Defensa de la República (CDR) a detectar si estaban siendo objeto de algún tipo de investigación policial. El Centro de Seguridad de la Información de Cataluña (Cesicat) prestó servicios de contravigilancia para los detenidos, que extremaron en todo momento la medidas de seguridad en sus comunicaciones y se pertrecharon con un material especial para cubrir sus dispositivos móviles y evitar que fueran intervenidos.
La Guardia Civil fue alertada del apoyo del CNI catalán y restringió al máximo la información que compartió con los Mossos d'Esquadra sobre la denominada Operación JudasTal y como reveló ayer EL MUNDO, el juez vincula además al Cesicat con el plan para asaltar el Parlament durante el día que se hiciera pública la sentencia del procés por parte del Supremo.
El Centro de Seguridad de la Información de Cataluña (Cesicat), organismo dependiente de la Generalitat, dio apoyo logístico a los detenidos por terrorismo al tiempo que les «encomendó» el asalto al Parlamento catalán el día que se hiciera pública la sentencia del Supremo sobre el procés.
Según aseguran a EL MUNDO fuentes de la investigación, el Cesicat llevó a cabo una operativa consistente en espiar, a través del cuerpo de los Mossos d'Esquadra, la información de los operativos policiales en marcha registrada en las bases de datos de coordinación entre los diferentes cuerpos.
De tal forma que si se ponía en conocimiento de la policía autonómica catalana que los CDR estaban siendo investigados, estos serían automáticamente alertados para que frustraran la intervención del material en su poder.
Esta estrategia fue puesta en conocimiento de la Policía Judicial a tiempo, lo cual llevó a la Guardia Civil a extremar las precauciones a la hora de compartir los datos de la denominada operación Judas.
De esta forma se mantuvo prácticamente al margen del contenido de las pesquisas a los Mossos d'Esquadra hasta el mismo momento en el que se desarrolló la operación el pasado 23 de septiembre.
Bajo la tutela y el asesoramiento del conocido popularmente como CNI catalán, los CDR adoptaron todo tipo de medidas para blindar sus comunicaciones. Según ha acreditado el trabajo policial, todos ellos utilizaban para comunicarse la red de mensajería Signal -con un cifrado más opaco que redes como WhatsApp Telegram- con el objetivo de burlar las intervenciones telefónicas ordenadas por el juez Manuel García-Castellón.
El titular del Juzgado de Instrucción 6 de la Audiencia destaca que los imputados dispusieron además de medios técnicos como «teléfonos clandestinos y walkie talkies»y que recurrieron a «un lenguaje convenido» para despistar a la Guardia Civil. Asimismo, fuentes de la investigación informan de que a los miembros de la ERT (Equipo de Respuesta Táctico) les fueron confiscados durante las entradas y registros en sus domicilios numerosas bolsas Faraday, elaboradas con un material que impide que los mensajes y comunicaciones emitidos con dichos dispositivos móviles sean interceptados cuando están en su interior.
En los autos mediante los que decretó prisión sin fianza para siete de los arrestados en la operación Judas, el instructor puso el foco sobre el papel del CNI catalán, al que atribuye la dirección de un «plan de conspiración contra las instituciones del Estado que consistiría en el asalto y posterior ocupación de forma ilegal del Parlamento de Cataluña en el precitado «Día D», con el fin último de subvertir el orden constitucional». Este «plan» fue «asumido y planificado», apostilla el juez, por parte de los detenidos.
Junto a la toma del Parlament, los investigadores consideran que otros de los objetivos de los arrestados era llevar a cabo «un gran sabotaje» consistente en la voladura de una torre de alta tensión o de telecomunicaciones en Cataluña entre el aniversario del referéndum ilegal del 1-O y la notificiación del fallo del Supremo -el identificado como «Día D»-.
No en vano, los CDR detenidos, en prisión preventiva por integrar un grupo de «carácter terrorista y con fines secesionistas», fueron localizados inspeccionando in situ varias de estas instalaciones en Barcelona.
Las pesquisas destacan que, en una fase posterior, planeaban realizar un ataque contra una casa cuartel de la Guardia Civil, motivo por el cual disponían de los planos de una de ellas. No en vano, en los registros los agentes del Instituto Armado se incautaron de diversos croquis y planos de distintos edificios estatales.
En cuanto a la financiación del presunto grupo terrorista, la Guardia Civil ha acreditado que pagaron el material explosivo con recursos propios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias