jueves, 3 de octubre de 2019

Interior no ve necesario intervenir los Mossos d'Esquadra

El Ministerio del Interior y las fuerzas de seguridad no tienen, al menos de momento, motivos que le lleven a desconfiar de los Mossos d’Esquadra y que justificarían una intervención de la policía catalana por parte del Gobierno. Según trasladan a Vozpópuli diversas fuentes de la Seguridad del Estado, no preocupa la actuación de los Mossos de cara a las próximas semanas. Más bien al contrario, afirman que la relación atraviesa por un periodo de colaboración fluida.

Guardias civiles y un mosso durante uno de los registros de la pasada operación Judas




ALEJANDRO REQUEIJO

“Que la colaboración con los Mossos es fluida es un hecho y que ellos no están dispuestos a no hacer otra cosa que ser policías, también”, indican estas fuentes para quienes "la relación es buena". La sensación es recíproca. Un alto mando operativo -no político- de los Mossos d’Esquadra describe a este periódico la relación con el Ministerio como “excelente”
Este miércoles el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, afirmó en una entrevista para el El Confidencial que contempla para Cataluña “todos los escenarios, desde la Ley de Seguridad Nacional hasta el 155”. Casi al mismo tiempo, desde Cádiz, el ministro Grande Marlaska opinaba en la misma línea, pero pedía mesura. “No hay que ser alarmistas. Este Gobierno analiza las situaciones en Cataluña, en Andalucía y en Madrid”, dijo ante los medios de comunicación
Las reuniones con los Mossos son continuas. Tanto en Madrid como en Barcelona. Solo en lo que tiene que ver con el análisis de la amenaza terrorista se producen encuentros periódicos semanales a los que asisten mandos de los servicios de Información y se abordan cuestiones sensibles. Paralelamente hay también reuniones extraordinarias y contactos no presenciales casi diarios, “al menos en momentos específicos”. 
En el marco de esta relación fluida con los Mossos se valoró y se decidió recientemente el envío de cientos de policíasantidisturbios a Cataluña para proteger edificios oficiales del Estado. Las próximas semanas se espera un aumento en la tensión, especialmente tras la sentencia contra los líderes del procés. Esa será una buena vara de medir la actitud de los Mossos a la hora de confirmar o poner en duda la confianza. Esta semana se ha producido un movimiento importante con la dimisión de su director general, Andreu Martínez, quien achacó su salida a la falta de sintonía con el presidente de la Generalitat, Joaquim Torra

Los CDR contra los Mossos el 1-O

Aunque en el Cuerpo se sabía desde hacía días, la dimisión se oficializó el día antes del aniversario del 1-O cuando los CDR (Comités para la Defensa de la República) tenían programados numerosos actos de protesta en todo el territorio de Cataluña. Para esa fecha, la Brimo de los Mossos d’Esquadra (antidisturbios) se desplegaron e impidieron las acciones de los radicales. En los alrededores de la Delegación de Gobierno de Gerona, los concentrados profirieron gritos a los mossos como “no us mereixeu la senyera que porteu” (“No os merecéis la senyera que lleváis”).
La cuestión de la seguridad ciudadana en esa comunidad autónoma es competencia exclusiva de los Mossos, pero eso no ha impedido que colaboren con la Policía Nacional en despliegues como la operación Dragacontra carteristas en el Metro de Barcelona. La previsión es que haya más iniciativas conjuntas en los próximos meses. Fuentes policiales conocedoras de esos trabajos coinciden en que la relación entre cuerpos goza de buena salud.
La operación Judas de la Guardia Civil sacudió el escenario la semana pasada con el arresto de los nueve miembros de los CDR en Cataluña. El Instituto Armado organizó el operativo en la más absoluta discreción, pero eso no impidió que solicitasen la colaboración de los Mossos para garantizar el orden público durante los registros.  

La Operación Judas

Estos arrestos soliviantaron al independentismo y encendieron los mensajes de la Generalitat. Tres días después había dos reuniones ya programadas en Madrid con presencia de Mossos y la Guardia Civil, una por la mañana y otra por la tarde. Pese al 'ruido' exterior, la primera se desarrolló con normalidad en un tono de cordialidad, según fuentes conocedoras del encuentro. Para la de la tarde, la Delegación de Gobierno convocó a los medios gráficos para que tomasen fotografías, pero los Mossos pidieron aplazar el encuentro.
Fuentes de Interior creen que la decisión partía de sus superiores y que tenía por objeto evitar la foto de los Mossos junto a la Guardia Civil. Esa misma tarde, la Audiencia Nacional había decidido el ingreso en prisión de siete de los detenidos. Otras fuentes achacan el repentino plantón a que en el Cuerpo acababan de conocer en ese momento la dimisión de su director general.

leer más

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias