martes, 8 de octubre de 2019

La Fiscalía también apoya a los guardias civiles del Tarajal: "Solo seguían el protocolo"

Considera que los agentes actuaron "de manera exclusivamente disuasoria y conforme al protocolo"

Foto: La frontera del Tarajal. (Reuters)


La Fiscalía se ha unido a la Abogacía del Estado y ha pedido el sobreseimiento de la causa contra los guardias civiles por la muerte de 15 inmigrantes en el Tarajal (Ceuta) en 2014. La Fiscalía considera que de la descripción que hace la jueza del caso de lo ocurrido "no se deriva ninguna conducta constitutiva de delito ni una imputación concreta de los mismos a persona determinada" y que los guardias civiles siguieron el protocolo de gestión de fronteras. Las ONG se quedan solas como acusación contra los 16 agentes de la Guardia Civil. La Audiencia tendrá que decidir ahora si el caso sigue adelante y se sientan en el banquillo o libra a los agentes, que según la jueza de instrucción incumplieron su deber de auxilio,
El 6 de febrero de 2014, unos 200 inmigrantes intentaban llegar a nado a Ceuta desde Marruecos. La Guardia Civil trató de evitarlo lanzando pelotas de goma y botes de humo al agua y 15 de los inmigrantes fallecieron ahogados. Los 23 que lograron arribar fueron devueltos inmediatamente a Marruecos. Después de dos archivos, la jueza del caso procesó a 16 guardias civiles, como adelantó El Confidencial. "Los agentes de la Guardia Civil investigados utilizaban material de dispersión para disuadirlos, disparando en consecuencia bolas de goma y botes de humo al mar en que nadaban, en defensa de las fronteras españolas. Dicha actuación pudo contribuir, co-causalmente, a título de imprudencia, a la muerte por ahogamiento", explicaba la jueza, que apuntaba además a la "posible falta de proporcionalidad de la actuación desplegada por los investigados, los cuales, indiciariamente asimismo, omitieron socorrer a las personas que se hallaban nadando en el mar con riesgo vital".
La Abogacía del Estado, dependiente de Justicia y que representa a los agentes, recurrió alegando que los agentes actuaron correctamente y como prueba apuntó que no había muertes en el lado español del mar, donde fueron todos los inmigrantes atendidos, sino en el lado marroquí.
A la Abogacía se le ha sumado la Fiscalía, que critica en su escrito el auto en el que la jueza daba por terminada la instrucción. "El relato de hechos se limita a señalar que 'el 6 de febrero de 2014, miembros de la Guardia Civil, investigados en esta causa, dispararon pelotas de goma y bote de humos —con propósito disuasorio— desde la playa ceutí del Tarajal al mar en el que una serie de personas intentaban alcanzar Ceuta a nado y que se vieron obligadas a volver a Marruecos. No obstante, no todas consiguieron volver nadando y se ahogaron 15 personas, resultando otras tantas lesionadas".
"No existe vinculación alguna entre la actuación descrita realizada por la Guardia Civil y el resultado de muerte de 15 personas"

Para la Fiscalía de Ceuta, "del contenido de este relato de hechos no se deriva ninguna conducta constitutiva de delito ni una imputación concreta de los mismos a persona determinada. En ningún caso llega a identificar su actuación ni por su nombre ni por su número profesional, no llega a ubicarlos en el lugar de los hechos, no determina cuál es su actuar imprudente, ni como este actuar imprudente contribuyó al resultado, no detalla siquiera cómo se produjeron las muertes ni su causa, ni tampoco aclara el porqué de la cuantificación de los fallecidos que hace, no dice si fue un actuar individual de cada investigado o si fue un acto colectivo".
Como hizo la Abogacía, la Fiscalía realiza una defensa cerrada de la Guardia Civil: "No existe vinculación alguna entre la actuación descrita realizada por la Guardia Civil y el resultado de muerte de 15 personas las cuales ni siquiera aparecen identificada siquiera por datos periféricos como pudiera ser el momento y el lugar en el que aparecieron sus cuerpos, su descripción física o los efectos personales que llevaban".
El secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez (2i), en el Congreso en 2014. (EFE)
El secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez (2i), en el Congreso en 2014. (EFE)
En su escrito, el ministerio público no solo critica la forma del auto de la jueza sino que insiste en que no hubo delito. "De las diligencias practicadas a lo largo de los más de cinco años en los que se ha prolongado la instrucción, no ha resultado indiciariamente probada ninguna actuación de ningún agente de la Guardia Civil susceptible de ser calificada como delictiva". El escrito de la Fiscalía señala que la Guardia Civil actuó "de manera exclusivamente disuasoria y conforme al Protocolo Operativo de Vigilancia de Fronteras".
Sobe el lanzamiento de pelotas de goma al mar, señala que no causaron la muerte de ninguno de los inmigrantes porque en las autopsias aparecieron lesiones "no compatibles con un posible impacto con una pelota de caucho, bien de naturaleza leve no comportando riesgo alguno para la vida".
El fiscal también critica la imputación de un delito de denegación de auxilio. "En el presente caso ni consta requerimiento alguno ni, sobre todo, existe una actuación omisiva, clara, consciente y maliciosa de los miembros de la Guardia Civil de prestar esa colaboración o auxilio, a pesar de lo manifestado por los testigos aparecidos a última hora en la causa y que presentan en sus declaraciones importantes contradicciones en la planificación de la marcha sobre quien, cuando y como se planificó".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias