lunes, 21 de octubre de 2019

Ocho monjes desafían a la Guardia Civil y se saltan la prohibición de acceder a la basílica del Valle de los Caídos

Ocho monjes de la orden monástica de la Abadía del Valle de los Caídos protagonizaron en la tarde de este domingo un incidente al saltarse la prohibición de acceso a la basílica que había decretado la Delegación del Gobierno en Madrid a partir de las 14:00 horas.

Vista exterior del Valle de los Caídos


El grupo de monjes realizó el recorrido vetado a cualquier persona ajena a los trabajos de exhumación de los restos de Franco mientras grababan con teléfonos móviles, han informado a eldiario.es fuentes próximas al dispositivos de seguridad.
Los monjes tomaban imágenes de su recorrido, del acceso a la Basílica y grababan a los guardias civiles que prestan allí servicio. Los agentes optaron por informar a sus superiores y evitar el forcejeo con los religiosos, que ya habían sido informados previamente de la prohibición de acceder a la Basílica, para ellos y para cualquier otra persona no autorizada hasta que finalicen los trabajos de exhumación de los restos del dictador, que será este jueves.
El capitán de la Guardia Civil al frente del dispositivo ha mantenido de inmediato una conversación con el Prior del Valle de los Caídos, Santiago Cantera, para reiterarle la prohibición del acceso a la Basílica decretada por la Delegación. Como consecuencia de la misma, los ocho monjes han abandonado la Basílica advirtiendo a los guardias civiles que pondrían los hechos en conocimiento de la autoridad judicial. La Guardia Civil ha optado por instalar una cadena con candado en la puerta de acceso para impedir que los monjes vuelvan a saltarse la prohibición.
Este episodio es la respuesta de los monjes a la aceleración del dispositivo para retirar los restos del dictador del lugar donde yacen también los de sus víctimas. En torno a las 15:00 del domingo habían accedido al recinto maquinaria y operarios que participarán en los trabajos. Estos consistirán, entre otros, en retirar la losa de casi dos toneladas que cubre el cuerpo del dictador. Una vez retirados los restos, éstos serán trasladados en helicóptero hasta el cementerio de Mingorrubio, en el distrito madrileño de Fuencarral-Aravaca.
Al frente de los monjes benedictinos del Valle de los Caídos está el Prior Cantera, quien se ha opuesto activamente a la retirada de los restos del dictador. Incluso después de que el Tribunal Supremo rechazara el recurso de la familia Franco, Cantera remitió una carta al Ejecutivo de Pedro Sánchez advirtiendo que no permitía el acceso a la Basílica. El Prior, que vio como el Supremo también desestimó el recurso que él mismo presentó y otros que se unieron al de la familia, rectificó días después y aseguró que los monjes no opondrían “resistencia violenta” a la exhumación. 
El incidente protagonizado por los monjes es el segundo en el fin de semana que se produce en el Valle de los Caídos. El viernes por la noche, la Guardia Civil detuvo a Cake Minuesa, un colaborador de los medios de comunicación, por intentar acceder a la Basílica forzando una cerradura de la parte trasera. Según sospechan los agentes, Minuesa intentaba colocar un sistema de grabación oculto dentro para captar el momento de la exhumación del dictador. La Guardia Civil le puso a disposición del juzgado como presunto responsable de un delito de daños y otro de desobediencia y quedó en libertad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias