Malestar entre los policías por no poder usar el camión de agua para frenar a los violentos