lunes, 18 de noviembre de 2019

El Director General da la espalda a los guardias civiles y niega los retrocesos que trata de imponerles

En un nuevo alarde de ignorancia, en el mejor de los casos, o de cinismo, en el peor, ha demostrado no ser consciente de los graves retrocesos que bajo su nefasta gestión están sufriendo los guardias civiles, los cuales se agravarán si se consuma su propósito de aprobar un Real Decreto que modificaría las actuales ordenes generales de jornada laboral, vacaciones e incentivos al rendimiento, siempre bajo el diseño del Generalato.

El director general de la Guardia Civil, Félix Azón.




El director general de la Guardia Civil, Félix Azón, ha vuelto a dejar patente esta mañana en un desayuno informativo en Madrid cómo sigue dando la espalda a los trabajadores del Cuerpo al que tanto cariño asegura profesar, dado que se presenta reiteradamente como hijo del mismo.
En un nuevo alarde de ignorancia, en el mejor de los casos, o de cinismo, en el peor, ha demostrado no ser consciente de los graves retrocesos que bajo su nefasta gestión están sufriendo los guardias civiles, los cuales se agravarán si se consuma su propósito de aprobar un Real Decreto que modificaría las actuales ordenes generales de jornada laboral, vacaciones e incentivos al rendimiento, siempre bajo el diseño del Generalato, el verdadero gestor de la Guardia Civil durante el escaso año y medio que Azón lleva al frente de la Dirección General, al menos nominalmente.
Unos cambios que supondrán que un guardia civil deba trabajar el equivalente a más de dos meses más al año que un policía nacional, o que se produzca una grave merma en la retribución de las guardias civiles que se queden embarazadas, por citar sólo dos ejemplos de lo que se pretende con esta modificación de las órdenes generales.
En un brindis de generosidad, hoy Azón ha ‘reconocido’ el derecho de los guardias civiles a manifestarse. Está bien que lo haga, pero le recordamos que han debido ser los tribunales, y no la Guardia Civil o la Dirección General, los que no hace tanto tiempo nos hayan reconocido este derecho después de años de litigios, impedimentos y amenazas.
También se referido a la naturaleza militar del Cuerpo, atreviéndose a asegurar que en la Guardia Civil "nunca se ha discutido de manera seria esta característica", negando una de las reivindicaciones históricas de las asociaciones representativas, que piden que la Guardia Civil sea considerada un Cuerpo "policial", dado que más del 90 por ciento de sus acciones son de esta índole. Desde AUGC también le recordamos al Director General que jamás se ha argumentado seriamente qué aporta funcionalmente ese carácter militar al servicio a la ciudadanía
Por otra parte, hemos de insistir en que en el borrador de reforma de la jornada, incentivos y vacaciones recién presentado se habla de recortar derechos a todos los guardias civiles, y se habla de que las mujeres embarazadas pierdan retribuciones. Pero es que mujeres y hombres vamos a perder los pequeños cambios en conciliación que con tanto trabajo, por la cerrazón de esa Dirección General, hemos logrado desde esta asociación profesional. De las palabras del Director General se colige que no se ha leído este borrador, y eso es grave. O que se lo han contado, lo cual es muchísimo más grave.
Azón también ha afirmado en su intervención que representa a 80.000 guardias civiles. De nuevo el Director General retuerce la realidad. Porque él representa a la Guardia Civil y tiene bajo su mando a 80.000 guardias civiles. A los guardias civiles los representan sus asociaciones profesionales.
También ha incidido Azón en el hecho de que los guardias civiles tenemos vetado la negociación colectiva (debido, cabe recordar, a la negación de sindicatos en el Cuerpo), si bien la estamos ejerciendo de facto desde marzo de 2018, cuando se firmó el acuerdo de equiparación salarial con el anterior Gobierno. ¿No le parece que es hora de cambiar la ley? ¿No le parece bueno que los guardias civiles negocien?
Aunque sea una obviedad parece que hay que recordarle al señor Azón que los guardias civiles no pretendemos trabajar 30 horas a la semana, como tan atrevidamente ha afirmado hoy. Los guardias civiles queremos trabajar las mismas horas que cualquier otro agente de la seguridad pública que trabaje en España, ni una hora más, ni una menos. Decir lo contrario se llama faltar a la verdad.
También Félix Azón ha aludido a la equiparación salarial, señalando lo que ya saben todos los integrantes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad: que no es equiparación, sino subida salarial. Y no es equiparación, sencillamente, porque el actual ejecutivo en funciones no ha querido cumplir en su totalidad el acuerdo de equiparación firmado con el Ministro del Interior con las organizaciones representativas. A criterio de AUGC lo que debe hacer el señor Azón es afanarse para que llegue la cuantía del tercer tramo del acuerdo a las nóminas de los guardias civiles. Y que esto se haga sin recortes como el que él mismo promovió en los porcentajes de reparto del segundo tramo.  Que no se preocupe el actual Director General de cuestiones que le sobrepasan, porque deberá ser el próximo Gobierno quien tendrá que abordar la equiparación, para que la misma sea total y absoluta. Y desde luego, no nos conformaremos con menos.

Recordar, finalmente, que desde AUGC mantenemos nuestra convocatoria de concentraciones en toda España de cara al próximo 11 de diciembre, en la que miles de guardias civiles volverán a pedir la dimisión de Félix Azón al frente de la Guardia Civil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias