viernes, 15 de noviembre de 2019

El PNV pedirá a Pedro Sánchez los traspasos pactados

En Sabin Etxea preparan ya la negociación para la investidura de Pedro Sánchez. Los seis escaños del PNV vuelven a ser decisivos y en la sede jeltzale calibran el valor del ‘sí’, un apoyo imprescindible para que el Gobierno PSOE-Podemos salga adelante.

El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, con el presidente del EBB, Andoni Ortuzar, y el Lehendakari, Iñigo Urkullu




 La formación vasca es partidaria de facilitar la puesta en marcha del nuevo Ejecutivo, aunque no a cualquier precio. Las competencias pendientes del Estatuto de Gernika, la fidelidad al autogobierno vasco y la culminación de la Alta Velocidad en Euskadi sobresalen entre las materias que el PNV pondrá sobre la mesa del PSOE.

Gobierno central y vasco acordaron a finales del pasado año el traspaso de 33 competencias recogidas en el Estatuto. El pacto incluía un cronograma que las dividía en tres bloques y que contemplaba su finalización para comienzos de 2020. El panorama actual es muy diferente a la agenda marcada y, quitando algunos traspasos como el tramo vasco de la AP-68, las ayudas previas a la jubilación para trabajadores afectados por ERE, la legislación sobre productos farmacéuticos y los seguros escolares, el proceso está bloqueado. La última transferencia se produjo en abril, a las puertas de las elecciones.
“Es urgente e inaplazable retomarlo”, explican desde el Gobierno vasco, que ya ha anunciado que van a exigir que este asunto sea “prioritario” en el programa del posible Ejecutivo de Sánchez. Entre las materias están por ejemplo la gestión del litoral, meteorología, asuntos de seguros y banca, Salvamento Marítimo o, capital para Ajuria Enea, la competencia de Prisiones, que sin embargo fue colocada en el último bloque de cesiones. El PP vio tras la medida el “objetivo” de crear una política penitenciaria distinta para los presos de ETA, algo que rechazan de plano desde el equipo de Urkullu, que recuerda que ese es un poder de Madrid. El traspaso implicaría, como en Catalunya, la gestión de edificios y funcionarios. La otra gran materia ansiada en Euskadi, la Seguridad Social, quedó fuera del acuerdo. 
En un momento de auge del mensaje recentralizador, el PNV exigirá también “respeto” al autogobierno vasco, una “lealtad” que el lehendakari ha reclamado esta semana tras leer el punto 9 del preacuerdo PSOE-Podemos, en el que se alude al “fortalecimiento de las autonomías”. “Debe profundizarse”, indicó Urkullu. Asimismo, el partido vasco ve vital darle un impulso a la llegada de la Alta Velocidad al territorio, prevista en principio para 2023 pero cuyo escenario más optimista, tras numerosos retrasos, apunta a 2024 o 2025. La defensa del sector energético vasco jugará también un papel importante en una negociación en la que, a su vez, tendrá hueco el tema territorial. “El nuevo Gobierno debería dar solución al problema de encaje de las naciones catalana y vasca”, indicó este martes el portavoz jeltzale, Aitor Esteban. 

Por otro lado, el coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, criticó ayer la “absurda discriminación” del PSOE a la coalición abertzale en la ronda de contactos. El líder del partido vasco, cuyas cinco abstenciones son vitales, destacó que el escenario es “distinto” al de abril y “ahora ya no vale con lo de votos gratis para parar a la derecha”. En ese sentido, indicó a socialistas y morados que deben trabajar para “democratizar” el Estado y pidió que les digan “cómo ven el problema nacional vasco, catalán o gallego o la situación de los presos de ETA”. Desde la coalición aseguran que tratarán de mantener la unidad de voto con sus socios de ERC y BNG.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias