Los policías apremian a Interior para que permita el uso de la pistola eléctrica