miércoles, 29 de enero de 2020

Del tricornio a la boina: Marlaska quiere convertir a guardias civiles de Navarra en policías forales

Interior no descarta que se cedan más competencias de la Guardia Civil a la Comunidad Foral; montaña y naturaleza, los más susceptibles.



Dos guardias civiles de Tráfico, en una imagen de archivo.




Primeros pasos en la transferencia de las competencias de Tráfico a la Comunidad Foral de Navarra. El Ministerio del Interior ya trabaja en un plan administrativo para cumplir con este objetivo, que en los acuerdos de Gobierno entre Pedro Sánchez y el PNV se marcó a seis meses vista. Entre las incógnitas pendientes resta saber qué ocurrirá con los 186 agentes de la Guardia Civil que vigilan la seguridad vial.
Fernando Grande-Marlaska desarrolla varias alternativas, entre las que figura la construcción de una "pasarela" entre la Guardia Civil y la Policía Foral de Navarra. O lo que es lo mismo, que los agentes que visten de verde puedan vestir el rojo para seguir desarrollando sus funciones de tráfico y permanecer en la región; del tricornio a la habitual gorra del cuerpo autonómico.
No es una decisión que corresponda exclusivamente al Ministerio del Interior. Una medida de esta envergadura requiere el consenso con el Gobierno navarro. No parece complicado alcanzar un acuerdo, dado que la región está presidida actualmente por la socialista María Chivite.
El propio Marlaska abordó la posibilidad de crear esta pasarela en la sesión extraordinaria que el Consejo de la Guardia Civil celebró este lunes. A la reunión -en la que se trató de forma monográfica la situación del Instituto Armado en Navarra- asistieron los representantes de las diferentes asociaciones del cuerpo. Un encuentro marcado por el malestar interno tras anunciar la cesión de las competencias.
El ministro del Interior comunicó a los representantes asociativos que "ningún guardia civil" destinado en Navarra abandonará la región "salvo que ese sea su deseo". Y que para ello se están trabajando en diferentes posibilidades para encontrar una salida a los 186 agentes que actualmente desempeñan funciones de Tráfico.

¿Futuras cesiones?

Fuentes presentes en la reunión detallan que Marlaska les trasladó su "compromiso" de negociar con el Gobierno navarro la creación de esa "pasarela" entre Guardia Civil y Policía Foral. Una medida para que los agentes puedan quedarse en la región y seguir trabajando en la misma área, aunque con otro uniforme.
El ministro del Interior admitió que la Policía Foral no cuenta con los recursos humanos suficientes para asumir las nuevas competencias. Y que en el plazo de los próximos seis meses se realizará una "transferencia administrativa" de Tráfico, mientras que la "transferencia efectiva" se realizará "en un plazo mayor".
A preguntas de la Asociación Pro Guardia Civil (APROGC), Marlaska aseveró que no puede comprometerse a descartar futuros traspasos de otras competencias a la Policía Foral. Como adelantó EL ESPAÑOL, los grupos de montaña y naturaleza son los más susceptibles a la cesión.

Otras salidas

La creación de la "pasarela" entre Guardia Civil y Policía Foral no es la única salida a los agentes de Tráfico en Navarra que se abordó en la reunión de este lunes.
También se planteó la posibilidad de que los guardias civiles se integren en otras especialidades del cuerpo en la Comunidad Foral -informó Navarra.com- o de que esos agentes sigan desempeñando sus funciones de Tráfico en otras provincias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias