viernes, 10 de enero de 2020

ERC pone a la Guardia Civil en su punto de mira

Piden que el Gobierno tome medidas por la celebración de El Pilar en Barcelona


Montserrat Bassa, de ERC, en la tribuna del Congreso de los Diputados.
IÑAKI ELLAKURÍA


La Guardia Civil lleva mucho tiempo aguantando todo tipo de acosos e insultos en Cataluña por parte de un independentismo que la que acusa de ser el brazo ejecutor de la "represión del Estado español". Esa campaña contra los agentes del instituto armado y sus familiares ha llegado al Congreso y el Senado de la mano de Esquerra Republicana (ERC), que registró poco después de la investidura de Pedro Sánchez una batería de 200 preguntas al Gobierno. Muchas de ellas hacen referencia a la celebración en Barcelona de la festividad de El Pilar, patrona de la Guardia Civil.
En una de las preguntas, firmadas por las diputadas Marta Rosique y Montserrat Bassa, quien en el debate de investidura calificó a Sánchez de "verdugo", ERC señala que el discurso del general jefe de la Guardia CivilPedro Garrido, contenía "una amenaza clara de ejercicio de violencia contra la sociedad catalana, en caso de que se ejerciera derechos que se fundamentan en la libertad de expresión".
Por este motivo, los republicanos piden al Gobierno que aclare por escrito si "se han tomado medidas acerca del posicionamiento político y contrario al ejercicio de las libertades individuales de un servidor público, un militar, que, en esencia, debe ser siempre neutral y tiene la obligación de garantizar el libre ejercicio de los derechos y libertades de la ciudadanía sin ninguna otra condición".
Lo que ha molestado a ERC es que Garrido defendiera la actuación de la Guardia Civil durante el octubre de 2017 frente al intento de sedición. "Han sido las intervenciones realizadas en defensa del orden constitucional, en el sentido más estricto y literal de la palabra, las que más nos han otorgado el respeto y simpatía de los ciudadanos convencidos de que la ley es el soporte básico del Estado de Derecho", dijo el mando.
Al conocerse este discurso, en un acto en el que estaba presente entre otros cargos públicos la delegada del Gobierno central en Cataluña, Teresa Cunillera, la Generalitat pidió por carta al Ejecutivo de Sánchez su destitución inmediata. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, no escuchó esa petición pero calificó de "inoportuno" el discurso de Garrido.
ERC retoma ahora esa estrategia y, en otro de los textos registrados en el Congreso preguntan si "se ha analizado el contenido de ese discurso" y, en caso afirmativo, "¿cómo califica el gobierno esa amenaza objetiva".
Asimismo, los republicanos quieren saber qué actos complementarios a los oficiales, "incluyendo posibles comidas", se llevaron a cabo en el marco de la celebración de la Virgen del Pilar. "¿Qué coste tiene cada uno de esos actos? ¿Qué servicios se contrataron para el acto de Barcelona? ¿Cuáles fueran las empresas contratadas? ¿Cuál fue la facturación de los servicios contratados?", son otras de las preguntas registradas centradas en el gasto económico.
Esta radicalización de la campaña de los independentistas contra la Guardia Civil en Cataluña llega en un momento en el que existe un profundo malestar del Instituto Armado con el Gobierno de Sánchez. Y especialmente con el ministro Marlaska, al sentir que les ha abandonado, para contentar al separatismo, y ha otorgado un trato preferente a la Policía Nacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias