jueves, 23 de enero de 2020

La Guardia Civil no se va de Navarra

Son sólo las competencias de tráfico las que se le quitan a la Guardia Civil. ¿Es que la Guardia Civil no lo hace bien o tiene algo que ver en todo esto el hecho de que el PNV haya metido sus zarpas en Navarra? Veamos. 





Tradicionalmente el PNV no consigue votos suficientes en Navarra pero en la coyuntura actual ese conglomerado que aglutina a la izquierda y a los nacionalistas ha conseguido pillar cacho. Pues bien, quizá no recordemos que el PNV firmó en 1998, junto a todo tipo de organizaciones separatista abertzales, el llamado pacto de Estella (ellos lo llaman de Lizarra). El PNV se distanciaba así de los partidos constitucionalistas, dando por concluido el pacto de Ajuria Enea. 

¿Qué hacían estos separatistas nacionalistas vascos en una población navarra tan importante como Estella? Pues llegar al acuerdo de asumir los postulados etarras de la alternativa KAS, trasformada unos años antes, a propuesta de ETA, en la “Alternativa Democrática”. Bonito nombre: ¡democrática! ¿Y qué fue exactamente aquello en lo que todos estos separatistas vascos estaban de acuerdo? Pues algo fundamental era “el reconocimiento de Euskal Herria, el derecho a la autodeterminación y a la unidad territorial”. Unidad territorial de Euskal Herria, se entiende.

 Todos estaban de acuerdo en planificar adecuadamente “la desmilitarización, y la composición y carácter de las fuerzas policiales”. Por supuesto, en este proceso sería “imprescindible arbitrar medidas para que las Fuerzas Armadas españolas no influyan en ese proceso”. 

Todo ello adecuadamente enmarcado en un proceso democrático en el que solo deben participar los vascos (y vascas). Pues en eso estamos. Las revoluciones no son propias de una sociedad tan democrática como la nuestra. Las revoluciones generan muerte, destrucción, odios. Es mucho mejor aplicar el concepto de progresismo, se asimila mejor por el pueblo; aunque se tarde un poco más en conseguir los objetivos. 

El progresismo es mucho más popular que su antagónico, el conservadurismo. Lo conservador viene a ser el fascismo de andar por casa. Y es así como se van dando pasitos, se progresa, en la consecución de unos objetivos perfectamente conocidos por todos. 

Los guardias de la agrupación de tráfico de Navarra no saldrán personalmente perjudicados: el que no quiera quedarse en Navarra se marchará a otro destino y los que se quieran quedar lo harán en la Policía Foral con mejores salarios. Todo muy progresista y democrático. La Guardia Civil no se va de Navarra, pero si la cosa no cambia, a medio plazo, se irá.

https://www.diariodenavarra.es/participacion/cartasaldirector/contenidos/la-guardia-civil-no-va-navarra-7101-109.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias