lunes, 16 de marzo de 2020

La Guardia Civil de Granada 'disuelve' en paz un banquete de boda con 130 asistentes

El convite, celebrado en el municipio de Santa Fe, terminó antes de la doce de la noche del sábado, que fue cuando entró en vigor el estado de alarma


Un vehículo de la Guardia Civl/Ideal




El confinamiento derivado de la declaración del estado de alarma es una medida que debe tener un rodaje para saber cómo funciona. Es lo que tiene lo nuevo y esta situación lo es en un sentido absolutamente radical. Ahora surgen voces que dicen: «Yo sabía que iba a pasar esto», pero no es verdad. Predecir el pasado es fácil. No existe un manual de instrucciones para este tipo de situaciones (cuando la pandemia quede atrás igual sí lo hay). Es normal. Lo mejor es dejarse llevar por el sentido común.
Fue lo que hizo el sábado la Guardia Civil de Granada en el muncipio de Santa Fe, en el Área Metropolitana. El problema era peliagudo. Algo más de 130 personas asistían a un banquete de bodas, algo que rechinaba con la curva del coronavirus subiendo y subiendo. El caso es que, al parecer, la reunión cumplía con las norma establecida por la Junta de Andalucía para combatir el avance de la pandemia. La disposición que afectaba al convite en cuestión decía lo siguiente: «Se suspenden las actividades colectivas en espacios cerrados de más de 300 personas, por debajo de esta canditad se reduce a un tercio el aforo». No es que la redacción del artículo sea un prodigio de claridad pero, en principio, el banquete se ajustaba a la legalidad.

Lo que sucede es que era evidente que faltaba poco para que entrase en vigor el estado de alarma, una escalón mucho más elevado que no permitía de ninguna manera este tipo de actos.
La Guardia Civil optó entonces por conciliar y disolvió pacíficamente la fiesta antes de las doce de la noche del sábado. No hubo incidentes. Viva los novios, pero solo hasta la medianoche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias