viernes, 20 de marzo de 2020

LA GUARDIA CIVIL NO AMONESTA POR USAR EPIs FRENTE AL CORONAVIRUS

En el día de ayer, 18 de marzo, EuropaPress se hizo eco de una noticia-denuncia publicada por la Asociación de guardias civiles AUGC. En la misma se mantiene “que desde el Instituto Armado se está amedrentando a los agentes para que economicen los Equipos de Protección Individual (EPI), como en el caso de una patrulla del Puesto de Tudela de Duero”.


LA GUARDIA CIVIL NO AMONESTA POR USAR EPIs FRENTE AL CORONAVIRUS




Nos causa absoluta vergüenza que, en una situación como la que está viviendo España, AUGC no sepa estar a la altura y se preste a manipular la realidad con tal de criticar a la cadena de mando y dejar en evidencia a la Guardia Civil.

En el caso que nos ocupa, la central COS requirió a la patrulla para que acudiese al centro de salud de Renedo de Esgueva, porque habían requerido ayuda al haber un diagnosticado positivo que se negaba aceptar la orden de marcharse y aislarse en su domicilio. Tras la llegada de patrulla al centro de salud y, sin hacer ninguna comprobación previa de la situación mediante entrevista con el personal sanitario o verificación a través de la central COS, se enfundaron monos y guantes (y no las mascarillas). 

Sin embargo, el paciente positivo previamente había entrado en razón y cuando llegó la patrulla el paciente YA NO ESTABA en el centro. Si esta patrulla hubiese hecho una comprobación previa, se habría evitado consumir dos monos y dos pares de guantes. 

Pero es más grave aún, porque, para proteger a los guardias civiles, la Comandancia tiene establecido mediante protocolo que cuando haya posibilidad de entrar en contacto físico con un paciente positivo, la patrulla debe abstenerse de intervenir y debe requerir la presencia de un equipo NRBQ que disponen de equipamiento de mayor protección.

Si había paciente que se resistía a obedecer, ¿por qué no requirieron la presencia del equipo RNBQ como está ordenado? Y si no lo había, ¿por qué usaron dos equipos de protección?
Esta mala actuación (y no el mero uso de los EPIs) dio lugar a que uno de sus superiores les amonestara verbalmente (les regañó, dicho coloquialmente, que dista mucho de ser una actuación disciplinaria).

Con carácter general todos los guardias civiles tienen el deber de velar por el uso más racional posible de un material que toda la opinión pública sabe que es escaso, no porque la Guardia Civil no quiera tener más, sino simplemente porque no hay en el mercado donde comprarlo y se sirve de forma muy limitada. Desperdiciar material de protección cuando no es necesario puede dar lugar a que no se disponga de él cuando es necesario. Eso es lo que debe preocuparnos a todos y en lo que debemos ser especialmente rigurosos.

Desconocemos que fines persigue AUGC desvirtuando la realidad, pero desde luego poco contribuye a mejorar la situación, en un momento en el que debe primar la unión y solidaridad entre miembros del Cuerpo que deben estar a una contra un enemigo común que se llama COVID-19.
UNIÓN DE OFICIALES GUARDIA CIVIL PROFESIONAL
MADRID, 19 MARZO DE 2020
Una Asociación de Oficiales para Oficiales


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias