lunes, 23 de marzo de 2020

Una huida con embestidas y atropellos a policías y guardias civiles provoca los primeros encarcelados por el estado de alarma

Una pareja alemana entra en prisión tras golpear a varios coches patrulla y dos motoristas en un control de Canfranc y emprender una loca carrera. "Vimos la muerte cerca", dice un agente


RAFAEL J. ÁLVAREZ


Los ciudadanos alemanes Christina F. y Thomas G. son, probablemente, las dos primeras personas encarceladas en España en relación al coronavirus La culpa la tiene un enloquecido ataque a varias patrullas motorizadas de la Policía Nacional y de la Guardia Civil y una huida por autovía y un puerto de montaña de más de 60 kilómetros a velocidades temerarias.
El Juzgado de Instrucción número 4 de Huesca decretó este domingo el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza de esta pareja alemana, acusada de presuntos delitos de atentado agravado a la autoridad, contra la seguridad vial, lesiones y daños. El auto, que refleja la confesión de la conductora de haber bebido vodka antes de subir al coche, justifica el encarcelamiento en el riesgo de fuga "atendiendo a que los investigados no tienen domicilio conocido en España " y a la "gravedad de las penas que en su día puedan imponerse", así como "el evitar la comisión otros delitos de la misma naturaleza".
Tal corolario de delitos podría suponer más de 33 años de prisión, si se suman año a año las consideraciones de la acusación. "Son delitos graves. Se ha puesto en grave riego la vida de tres agentes, que actuaron con ponderación y proporcionalidad ante dos investigados que no sólo quebrantaron el estado de alarma, si no que pusieron en riesgo a todos los ciudadanos que circulaban por una vía de montaña al provocar una persecución de más de 200 kilómetros por hora", según Jorge Piedrafita, abogado de la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC).
La historia se remonta al pasado viernes por la tarde. Un BMW 325 ci descapotable y matriculado en Alemania intentó acceder a España procedente de Francia por el puesto fronterizo de Canfranc (Huesca). De repente, el coche aceleró, arrolló a una patrulla de la Policía Nacional y emprendió una carrera a muy alta velocidad. Ya que el equipo de la Policía Nacional no podía abandonar la frontera, pidió apoyo a otros compañeros y a otras dotaciones de la Guardia Civil.
Pasada la localidad de Jaca, dos motoristas de la Guardia Civil se apostaron en una rotonda. El BMW esquivó el control, atravesó el lugar y siguió su huida mientras los dos agentes emprendían su persecución. Unos kilómetros más adelante, dos coches de la Guardia Civil se colocaron en otra rotonda de la carretera. Al verlos, la pareja alemana golpeó a uno de ellos y prosiguió la carrera mientras el otro vehículo policial y las dos motos la perseguían.
Por entonces, la escena era ya una locura: un coche de alta gama a toda velocidad bajando un puerto de montaña con sus ocupantes lanzando objetos como botellas de agua y una caja contra sus perseguidores y una patrulla y dos motos de la Guardia Civil pegadas a él intentando que se detuviera con el consiguiente peligro para todos los protagonistas o cualquier otro conductor que ocupara la vía.

EMBESTIDOS POR LOS FUGADOS

Casi al término del puerto, el coche de la Guardia Civil logró adelantarse y se colocó por delante del BMW al tiempo que las dos motos se colocaban detrás. Según el testimonio de Piedrafita, cuando los agentes estaban logrando que los huidos aminoraran la marcha, el BMW embistió a la patrulla. "Los dos guardias del coche salieron como pudieron", dice el abogado. Al tiempo, el BMW "dio para atrás con la intención de atropellar a los agentes de las motos". Uno de los guardias saltó y su moto fue arrollada por el BMW.
Entonces, uno de los agentes disparó al aire "como medida disuasoria" y al ver que el coche seguía su camino a gran velocidad, el otro guardia civil hizo dos disparos a las ruedas. El BMW continuó a la carrera unos metros hasta que se detuvo en una mediana y los agentes detuvieron a sus ocupantes.
Se trata de dos alemanes, una mujer sin antecedentes y un hombre que cuenta con un expediente por resistencia a la autoridad en Mallorca el pasado noviembre.

VERSIÓN DE LA PAREJA ALEMANA

En la investigación policial y judicial se ha sabido que la pareja intentó cruzar a España el día anterior, el jueves, por el paso fronterizo de La Junquera, pero fue rechazada porque no pudo acreditar una razón para no respetar el estado de alarma que ya imperaba en nuestro país.
Durante la vista celebrada el domingo, los detenidos alegaron que no sabían que en España había medidas de control de fronteras por el coronavirus y que en Francia no les habían puesto problemas para circular libremente.
Ni el abogado de la acusación, ni los propios guardias civiles creen esa versión. "Hay medidas de control en toda Europa.Y en todo caso, el problema no es ese. El asunto es que han jugado con la vida de muchas personas", dice Piedrafita, que asegura que tres de los agentes tienen problemas físicos derivados de los golpes y las caídas y se encuentran actualmente de baja. "Los guardias civiles han puesto en grave riesgo su vida para salvaguardar la seguridad ciudadana y quieren ser resarcidos por los daños corporales sufridos.Y demandan que caiga sobre los acusados la máxima pena para que se vea que atentar contra su vida no sale gratis".
A través de su abogado, uno de los agentes resume en una frase la odisea: "Vimos la muerte de cerca".
Los ciudadanos alemanes Christina F. y Thomas G. son, probablemente, las dos primeras personas encarceladas en España en relación al coronavirus La culpa la tiene un enloquecido ataque a varias patrullas motorizadas de la Policía Nacional y de la Guardia Civil y una huida por autovía y un puerto de montaña de más de 60 kilómetros a velocidades temerarias.
El Juzgado de Instrucción número 4 de Huesca decretó este domingo el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza de esta pareja alemana, acusada de presuntos delitos de atentado agravado a la autoridad, contra la seguridad vial, lesiones y daños. El auto, que refleja la confesión de la conductora de haber bebido vodka antes de subir al coche, justifica el encarcelamiento en el riesgo de fuga "atendiendo a que los investigados no tienen domicilio conocido en España " y a la "gravedad de las penas que en su día puedan imponerse", así como "el evitar la comisión otros delitos de la misma naturaleza".
Tal corolario de delitos podría suponer más de 33 años de prisión, si se suman año a año las consideraciones de la acusación. "Son delitos graves. Se ha puesto en grave riego la vida de tres agentes, que actuaron con ponderación y proporcionalidad ante dos investigados que no sólo quebrantaron el estado de alarma, si no que pusieron en riesgo a todos los ciudadanos que circulaban por una vía de montaña al provocar una persecución de más de 200 kilómetros por hora", según Jorge Piedrafita, abogado de la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC).
La historia se remonta al pasado viernes por la tarde. Un BMW 325 ci descapotable y matriculado en Alemania intentó acceder a España procedente de Francia por el puesto fronterizo de Canfranc (Huesca). De repente, el coche aceleró, arrolló a una patrulla de la Policía Nacional y emprendió una carrera a muy alta velocidad. Ya que el equipo de la Policía Nacional no podía abandonar la frontera, pidió apoyo a otros compañeros y a otras dotaciones de la Guardia Civil.
Pasada la localidad de Jaca, dos motoristas de la Guardia Civil se apostaron en una rotonda. El BMW esquivó el control, atravesó el lugar y siguió su huida mientras los dos agentes emprendían su persecución. Unos kilómetros más adelante, dos coches de la Guardia Civil se colocaron en otra rotonda de la carretera. Al verlos, la pareja alemana golpeó a uno de ellos y prosiguió la carrera mientras el otro vehículo policial y las dos motos la perseguían.
Por entonces, la escena era ya una locura: un coche de alta gama a toda velocidad bajando un puerto de montaña con sus ocupantes lanzando objetos como botellas de agua y una caja contra sus perseguidores y una patrulla y dos motos de la Guardia Civil pegadas a él intentando que se detuviera con el consiguiente peligro para todos los protagonistas o cualquier otro conductor que ocupara la vía.

https://www.elmundo.es/espana/2020/03/22/5e77bf37fc6c8356468b45c9.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias