domingo, 15 de marzo de 2020

Urkullu y Torra se resisten a ceder sus competencias

El Gobierno vasco y el catalán harán hoy frente común en la conferencia de presidentes autonómicos que ha convocado Pedro Sánchez por videoconferencia. Los dos ejecutivos nacionalistas se oponen al decreto del estado de alarma, que consideran que invade sus competencias en seguridad, salud y transporte y ven una versión actualizada del artículo 155 que el Gobierno de Mariano Rajoy aplicó a la Generalitat tras la declaración unilateral de independencia en octubre de 2017.

El lehendakari se reúne ayer con su comité asesor./efe
CRISTIAN REINO

Frente a las llamadas a la unidad de Moncloa, Barcelona y Vitoria lanzaron mensajes en clave de defensa acérrima del autogobierno. «He llamado al lehendakari Urkullu y coincidimos en que no podemos aceptar que el Gobierno español confisque nuestras competencias», afirmó ayer el presidente de la Generalitat.
El Ejecutivo catalán lleva días tratando de marcar perfil propio en el marco de la crisis por el coronavirus. El independentismo reclamaba a Torra que hiciera un gesto de soberanía -en la línea de que a Cataluña le iría mejor si se consuma la secesión-, como hizo el viernes al anunciar su intención de confinar a la población catalana. Eso sí, también pidió ayuda al Gobierno, admitiendo que la Generalitat no tiene competencias para cerrar puertos, aeropuertos y vías férreas.
El presidente de la Generalitat y el lehendakari se resisten a que el decreto del Ejecutivo central para declarar el estado de alarma deje a sus Gobiernos respectivos en un segundo plano al gestionar la pandemia y anuncian que darán batalla por la defensa de sus competencias transferidas. La consejera catalana de la Presidencia, Meritxell Budó, avisó de que el Govern catalán «no permitirá» que se «invadan» sus competencias. «Es el momento de colaborar entre administraciones», no de «confiscar competencias», expresó Budó.
El Gobierno vasco, por su parte, advirtió a Sánchez de que atribuirse en exclusiva las competencias de Salud y de Interior en Euskadi sería aplicar «un 155 en este ámbito». El portavoz del Ejecutivo de Vitoria, Josu Erkoreka, calificó de «sorpresa» que el presidente se haga cargo, como «mando único», de atribuciones del Estatuto de Gernika. Incluso insinuó que el jefe del Ejecutivo mostró en una conversación anterior con el lehendakari una «actitud respetuosa con las competencias autonómicas».
No obstante, en su comparecencia posterior al Consejo de Ministros, Sánchez afirmó que «a partir de mañana (por este domingo)», en la relación con los presidentes autonómicos -con los que mantendrá una videoconferencia hoy- «no hay colores políticos, no hay ideología, no hay territorio; nuestros ciudadanos son lo primero». Y aunque no mencionó directamente ni a Cataluña ni a País Vasco, insistió en que «todos deberán dejar de lado sus diferencias y situarse detrás del presidente del Gobierno; aprendamos de la constitución».
En el fondo, en cualquier caso, subyace la desconfianza entre administraciones. El soberanismo está aprovechando para describir un Estado lento en la toma de decisiones frente a la solvencia nacionalista. «El virus del centralismo no descansa ni en tiempos de pandemia», cargó Carles Puigdemont en ese sentido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias