lunes, 13 de abril de 2020

La muerte de un guardia civil que ha unido a las policías vascas

Aquella secuencia se hizo viral en horas. «No lo hicimos pensando en la repercusión, sino por sentimiento». Al día siguiente hasta el presidente Pedro Sánchez alabó su gestó en su comparecencia al país. 
Efectivos de los cuatro cuerpos policiales operativos en Vitoria juntos en Txagorritxu. /Igor Aizpuru

DAVID GONZÁLEZ
Días después, a preguntas de este periódico, la consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, lo calificó de «gesto de solidaridad, de los muchos que estamos viendo y viviendo en esta situación inédita y excepcional». La cantante Vanesa Martín incluyó uno de estos saludos en su último videoclip, llamado 'Un canto a la vida'.
El espontáneo guiño solidario, jamás visto por estos lares, abrió la senda a una ristra de homenajes que traspasó el término municipal hasta expandirse por todo el País Vasco; Bilbao, San Sebastián... Aún continúa. Policías locales, guardias civiles y ertzainas arroparon el pasado martes a sus compañeros de la Policía Nacional de la comisaría de Betoño.
Dos días después del homenaje de Sansomendi, ertzainas y policías locales de Vitoria apalabraron rodear Txagorritxu para insuflar ánimos a los sanitarios y pacientes. De ahí marcharon en caravana a Santiago. A medio camino, muchos encendieron sus sirenas ante el júbilo de cientos de vitorianos, que inmortalizaron con sus smartphones la sorprendente imagen. Ahí nació el primer y, hasta la fecha, único, choque de esta historia.

El tirón de orejas

La 'nagusi' de Vitoria, Victoria Landa, autoproclamada aspirante a la dirección de la Ertzaintza, llamó al orden a sus subordinados. Fuentes internas aseguran que tildó el acto de «mamarrachada». Al jefe de ese turno le tocó redactar un informe ya en poder de la unidad de asuntos internos. Se expone a una sanción. Seguridad dijo públicamente que sólo se le requirió su versión por el ruido que «molestó a los vecinos». Curiosamente, el miércoles 8, este departamento alentó una visita similar al barrio bilbaíno de Otxarkoaga para honrar el día del pueblo gitano. Las sirenas sonaron sin problema.
El 'briefing' (pase de lista) de la tarde del miércoles 1 de abril también fue especial. «Compañeros solicitaron permiso oficial para plantarse ante la oficina de la Policía Nacional en la calle Olaguíbel para honrar el fallecimiento por el Covid-19 de un agente de ese cuerpo», ilustra otro agente. Cuatro patrullas acudieron. La muesca definitiva que agitó al 'otro' bando.
«Ambos gestos nos llegaron al corazón», coinciden policias nacionales y guardias civiles. Los siguientes días, deslizan medios internos del instituto armado, se intensificaron los contactos con un único fin: escenificar una comparecencia conjunta de los cuatro cuerpos. «Policía Local dijo que sí a la primera. Costó más con la Ertzaintza».
La tarde del martes 7 se produjo el último homenaje policial en Vitoria, de nuevo con los cuatro cuerpos.
La tarde del martes 7 se produjo el último homenaje policial en Vitoria, de nuevo con los cuatro cuerpos. / D. G.
Se eligió el viernes 3. ¿La excusa? Alentar a sanitarios y pacientes de los dos grandes hospitales públicos de Vitoria. Policías nacionales, guardias civiles y policías locales quedaron en puntos cercanos y aparecer juntos. «Hasta el último segundo temimos que no viniera la Ertzaintza», admiten los medios consultados. Al final sí lo hizo. En Txagorritxu, con la patrulla de custodia en ese punto. Regalaron así una instantánea única. Los cuatro uniformes a una, con el añadido de los bomberos de Vitoria.
«Demasiado hemos tardado en agradecerles que estén aquí. Cuando ETA y su entorno impusieron la dictadura del miedo, se les dejó de lado», argumenta un ertzaina perteneciente a esa generación que vio arder a Jon Ruiz Sagarna en una emboscada de la kale borroka, que perdió a Jorge Díez, que cada mañana miraba debajo del coche, y que el coronavirus les ha hecho estrechar unos lazos inimaginables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias