domingo, 31 de mayo de 2020

El BOE confirma que Sánchez improvisó el alza salarial de la Guardia Civil para comprarla: la regula en 5 líneas

Por no regular, el Gobierno no ha regulado ni la regla de reparto de los fondos entre los dos cuerpos



Guardia Civil


El BOE ha confirmado que Pedro Sánchez improvisó la subida salarial de la Guardia Civil con el fin de comprar a los agentes y acallar sus críticas tras el estallido del escándalo de la destitución del coronel Pérez de los Cobos.
La regulación de esa subida salarial, que afecta a la Guardia Civil y la Policía Nacional, y que debería haber trasladado a la ley todos y cada uno de los flecos de los pactos de equiparación salarial negociados con Mariano Rajoy, se ha saldado en cinco líneas. Por no regular, no se ha regulado ni la regla de reparto de los fondos entre los dos cuerpos.
La secuencia de los hechos es fácil de seguir: Grande-Marlaska pisotea a la Justicia reclamando el acceso a la instrucción secreta del juicio por la irresponsabilidad de haber permitido actos públicos el 8-M. El ministro del Interior exige al coronel Pérez de los Cobos que desvele el secreto de las instrucciones -exigido por la juez- y, tras negarse, lo destituye. Y, para colmo, anuncia una subida salarial a la Guardia Civil en medio de sus críticas por el manoseo político.
Pues bien, según la versión oficial, la subida no fue un intento de compra. Simplemente debía hacerse y se abordó justo en estas fechas.
Disposición adicional
La versión es tan tosca como la redacción del BOE donde se ha recogido, a toda prisa, esa equiparación salarial. Y es que se ha alojado en una «disposición adicional primera» de una norma sobre «medidas complementarias en materia agraria, científica, económica, de empleo y Seguridad Social y tributarias para paliar los efectos del COVID-19».
Allí, en cinco líneas, se ha albergado un parche a la «limitación del gasto en la Administración General del Estado». El redactado completo dice que «se exceptúan de la limitación de gasto establecida en el artículo 21 del Real Decreto ley 2/2020, de 2 de enero, por el que se aprueban medidas urgentes en materia de retribuciones en el ámbito del sector público, las medidas necesarias para la aplicación del Acuerdo entre el Ministerio del Interior, sindicatos de Policía Nacional y asociaciones profesionales de la Guardia Civil, de 12 de marzo de 2018».
Fuentes de las asociaciones de la Guardia Civil han destacado que la forma de regularlo, de hecho, puede provocar hasta roces entre la Policía y la Guardia Civil, porque debe especificarse cómo se divide el dinero entre ambos cuerpos y cómo se traslada a la práctica esa subida para cada agente o guardia. Y es que, dependiendo de las cuantías finales, es probable que deba remodelarse todo el esquema de subidas.
Acuerdo del Gobierno de Rajoy
La subida, para colmo, no es sino el cumplimiento de un acuerdo que el anterior Gabinete de Mariano Rajoy suscribió con los sindicatos policiales.
El titular de Interior quiso quitar hierro a la enorme polémica que envuelve al cese de De los Cobos y la indignación que ha provocado en la Guardia Civil, anunciando una inyección de 247 millones de euros para el aumento de salario de todos los miembros de la Policía y la Guardia Civil.
Con esta partida, que Hacienda ya ha puesto a disposición de Interior, el Ministerio, en teoría, quiere dar cumplimiento al pacto firmado por su antecesor en el cargo, Juan Ignacio Zoido, en 2018. De esta para forma, tras varias reivindicaciones y protestas de los agentes de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, se lograría equiparar la retribución salarial de todos los policías que trabajan en España.
Pero todo ello es una teoría hasta que se vea el esquema y las reglas reales de equiparación. Y eso no aparece en el BOE. Porque lo cierto es que la norma no estaba preparada y no hay un Real Decreto específico, sino únicamente cinco líneas apresuradas en una norma ajena.
Por ahora la Ertzaintza, dependiente del Gobierno vasco, o los Mossos d’Esquadra, dependientes del Govern, cobran sueldos sensiblemente superiores a los de los agentes de la Policía o la Guardia Civil. Esta diferencia, que deja en clara desigualdad a los funcionarios del Estado, ha provocado la reivindicación de un trato justo desde hace años.
Las asociaciones de la Guardia Civil han reaccionado desde el primer instante con un claro gesto de crítica por la evidente sensación de compra del cuerpo y de su silencio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias