domingo, 17 de mayo de 2020

El Juzgado estudia el internamiento psiquiátrico del guardia civil que apuñaló a un compañero y a su hija en Huesca

La defensa ha solicitado esta medida para el investigado, que ha sido trasladado a la cárcel de Logroño, donde existe un módulo específico para miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Agentes de la Policía Nacional introducen al guardia civil detenido en el coche patrulla tras registrar su domicilio.

ACTUALIZADA 17/5/2020 A LAS 02:00

El Juzgado de Instrucción número 5 de Huesca estudia el internamiento en un centro psiquiátrico de José Luis. E. E., el guardia civil de 49 años de edad que hace dos semanas apuñaló en plena calle en Huesca a un vecino y compañero suyo del mismo Cuerpo, un cabo de 51 años, y a su hija, de 16, y que desde el 5 de mayo se encuentra en situación de prisión provisional comunicada y sin fianza por un presunto delito de homicidio en grado de tentativa y otro de lesiones
El agredido, que recibió 13 o 14 navajazos en la zona de la nuca, en el cuello y el resto en distintas partes del cuerpo, salió este viernes de la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital San Jorge y quedó ingresado en planta, donde seguirá recuperándose de sus graves lesiones. Mientras, su hija, que también sufrió tres cortes en el glúteo, la espalda y el hombro cuando se echó encima del cuerpo de su padre para protegerle de las cuchilladas, ya recibió el alta al día siguiente de la agresión. 
El juez de momento ha admitido a trámite el recurso de reforma y subsidiario de apelación contra el auto de prisión presentado por la abogada defensora, Arantxa Guarga, que ha solicitado la puesta en libertad de su cliente o, subsidiariamente, su internamiento en hospital psiquiátrico. La letrada fundamente su petición en "la falta de responsabilidad criminal con motivo de su trastorno psiquiátrico y en la necesidad de que deba seguir un tratamiento para su enfermedad en un centro especializado para la ello".
La defensa ya planteó argumentos similares durante la comparecencia de su cliente en sede judicial, pero entonces fue rechazada y el juez optó por ordenar su ingreso en la cárcel de Zuera sin ninguna otra medida adicional. Aun así, en su auto también abría la puerta a la influencia de un posible trastorno metal del investigado, que llevaba 15 meses de baja por problemas psicológicos.
En este sentido, el auto indicaba que la actuación de los dos jóvenes que también fueron detenidos por la sospecha de haber inducido presuntamente al detenido a asesinar a su compañero -y que quedaron luego libres sin cargos por no existir ningún indicio de delito-, "no parece que haya podido mover la voluntad del agresor, sino que ya existía en aquel una idea de perjuicio, y un posible trastorno psiquiátrico enquistado, que le impulso a acabar con la vida de su vecino".
De momento, el juez sí que ha dado instrucciones esta semana para trasladar al guardia civil al centro penitencio de Logroño, que cuenta con un módulo especial para miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.  
En su declaración en sede judicial, el guardia civil dijo no recordar nada del momento del apuñalamiento y esgrimió como motivo unos supuestos "problemas vecinales" con la víctima, que vive en la planta de arriba. Sin embargo, la acusación particular, representada por la letrada Carmen Cifuentesnegó que su cliente tuviera mala relación con el agresor y destacó la "memoria selectiva" de este último en sus declaraciones "porque recuerda todo hasta cinco minutos antes de ocurrir los hechos".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias