lunes, 18 de mayo de 2020

Un policía denuncia a un guardia civil por allanar su casa

  • El Seprona denunció a la mujer del policía por tener una vivienda ilegal en una urbanización de Dos Hermanas
  • El agente respondió denunciando a un cabo del Seprona que tiene otra residencia ilegal en Coria del Río
  • La Guardia Civil dice que la actuación ha sido correcta
Policías nacionales y guardias civiles, en una intervención conjunta.


Un policía nacional ha denunciado a un agente de la Guardia Civil, un cabo del Seprona, por entrar de forma ilegal en su vivienda de una urbanización de Dos Hermanas. La mujer del policía fue denunciada por el Seprona hace unos meses por edificar una casa sin permiso de obra. Ahora, el agente y su esposa han emprendido acciones contra el cabo del Seprona que llevó el caso.
El agente de la Policía Nacional acusa al cabo de "acceder al interior" de su propiedad privada sin permiso y sin autorización judicial, y prevaleciéndose de su condición de funcionario. El policía ha elevado también una queja dirigida a la Comandancia de la Guardia Civil de Sevilla, en la que hace constar que el cabo del Seprona tiene construida una vivienda en suelo rústico no consolidado en una urbanización de Coria del Río, por lo que habría cometido presuntamente un delito contra la ordenación del territorio. 
El policía incluso ha aportado la identificación de la vivienda supuestamente ilegal del cabo, que se encuentra destinado precisamente en la unidad que debe perseguir los delitos urbanísticos. Sin embargo, hasta la fecha, no se ha abierto una investigación sobre esta construcción. El cabo, destinado en el Seprona de Dos Hermanas, sí fue ya investigado internamente por la Guardia Civil en un caso que denunció la entonces sargento primera María Serrano, ahora ascendida a brigada, que denunció una serie de presuntas irregularidades en el Seprona. 
La denuncia de la sargento primera motivó la apertura de una investigación judicial y el registro de la unidad, aunque finalmente el caso se terminó archivando. En cambio, la sargento denunció que se taparan casos de corrupción precisamente en el Seprona de Dos Hermanas. A día de hoy, sigue inmersa en un procedimiento abierto contra ella en el juzgado Togado Militar. El caso de esta suboficial de la Guardia Civil de Sevilla ha llegado al Parlamento Europeo, que llegó a denunciar que España no protege a los denunciantes de corrupción.
El agente de la Policía Nacional que ha denunciado ahora al cabo del Seprona de Dos Hermanas se queja también de la falta de respuesta por parte de la Guardia Civil, "estamento al que tenía como ejemplo de transparencia, profesionalidad e integridad", según consta en una de las quejas presentadas por el funcionario.
Éste explica que, desde que interpuso la denuncia en el cuartel de la Guardia Civil de Utrera, el 13 de marzo, no ha recibido noticia alguna. Por ello, decidió llamar por teléfono el 29 de abril a la comisaría de la Policía Nacional de Coria del Río, municipio en el que se encuentra la vivienda del cabo. El caso no había llegado a la Policía ni tampoco a la Jefatura Superior de Policía, por lo que decidió ponerse en contacto con el cuartel de Utrera.
El agente añade que la denuncia se tramitó sólo después de que él se interesara por el asunto casi dos meses después. También indica que contactó con el Seprona de Sevilla, donde en un principio se le atendió correctamente y que, en una segunda llamada, le manifestó en "tono hostil" que no le iba a facilitar ninguna información y que no volviera a molestarle.
Este periódico ha contactado con la Guardia Civil para ofrecer su versión de los hechos. La Comandancia de la Guardia Civil de Sevilla "valora el desarrollo de las actuaciones conforme a la legalidad vigente, habiendo atendido convenientemente tanto las quejas suscritas por el ciudadano como las instancias presentadas ante esta administración, además de darle el trámite adecuado a la denuncia penal interpuesta", han explicado fuentes del instituto armado.
La Guardia Civil indicó que la patrulla del Seprona realizó una inspección sobre una supuesta construcción ilegal en una urbanización de Dos Hermanas el 12 de noviembre de 2019, basada en una denuncia anónima llegada a la unidad, dando cuenta de la misma al ayuntamiento correspondiente. El 20 de noviembre de 2019, el policía nacional de la casa presentó un formulario de queja sobre la actuación de la patrulla del Seprona en una finca propiedad de su esposa, relativa al día de la inspección realizada. Esta queja fue convenientemente contestada en tiempo y forma por la Comandancia de Sevilla, añaden las fuentes.
El 2 de marzo de 2020, la mujer del agente presentó un escrito en la Comandancia haciendo mención a que el Ayuntamiento de Dos Hermanas le notificó la resolución por presunta irregularidad urbanística en la finca de su propiedad, solicitando a la Guardia Civil una copia de la totalidad del expediente administrativo. Le respondieron que la administración competente para ello es el Ayuntamiento de Dos Hermanas. 
La mujer presentó un nuevo escrito en la Comandancia de Sevilla el día 16 de marzo, solicitando la totalidad de la documentación del expediente iniciado por el Seprona de Dos Hermanas, a lo que se le contestó de nuevo que que toda la documentación relativa al expediente está en posesión del Consistorio nazareno. No obstante, "en aras de no causar molestias innecesarias, se le remitió la única documentación de la que dispone la Comandancia", que consta del acta de inspección de la edificación, una fotocopia de la denuncia anónima, una fotografía de la vivienda y una copia de la denuncia formulada por una supuesta infracción a la normativa de urbanismo y ordenación del territorio. 
El 13 de marzo, el puesto principal de Utrera recibió la denuncia del policía nacional acerca de que el cabo del Seprona tenía una vivienda ilegal. La denuncia fue recogida y se trasladó a la comisaría de la Policía Nacional en Coria del Río el 20 de marzo, y así quedaron grabadas en el sistema informático de la Guardia Civi. 
El día 30 de abril, el puesto principal de Utrera recibió una llamada telefónica desde una comisaría de la Policía Nacional en Sevilla interesándose por dichas diligencias, al no constarle la recepción del correo electrónico de remisión de las mismas. Ante ello, la Guardia Civil las volvió a enviar tras comprobar de nuevo que las diligencias estaban confeccionadas y grabadas correctamente en el sistema informático oficial. Cuatro días después, el policía nacional presentó una nueva queja en el puesto de Utrera. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias