viernes, 8 de mayo de 2020

Un pueblo declara non grata a la Generalitat por boicotear a la Guardia Civil

San Andreu de la Barca se harta y toma la medida contra la consejera de Salud de Torra. El hospital que levantaron los agentes no se ha usado por el veto impuesto por Alba Vergés.


Torra y, a su derecha, su consejera de Salud, Alba Vergés.
miguel blasco

Algo está cambiando lentamente en Cataluña. Y la crisis del coronavirus, la colaboración del Ejército y la Guardia Civil en los peores momentos de la crisis del Covid ha abierto los ojos a muchos catalanes sobre el sectarismo, los prejuicios, la temeridad y la irresponsabilidad del gobierno de Quim Torra.
Y esa rebelión cívica ha comenzado por una localidad barcelonesa, Sant Andreu de la Barca, que ha declarado persona non grata a la consejera de Salud de Torra, Alba Vergés. La indignación de sus vecinos tiene un motivo incréible: Vergés boicoteó el hospital levantado en el polideportivo de la localidad por que lo puso en marcha la Guardia Civil. La corporación, que preside el PSC, sustenta su medida "por la gestión que ha hecho de la crisis del coronavirus y el desprecio a la ciudad".
Además, el consistorio también considera personas non gratas al director del Servicio Catalán de la Salud, Adrià Comella, y al responsable del mismo ente en la zona, Joan Puigdollers, a quienes acusa de haber rechazado dos equipamientos para hospitales de campaña en la localidad en plena pandemia.
"El hotel medicalizado era un excelente recurso para las personas que han tenido que estar aisladas y que han pasado el confinamiento en su casa, con incomodidades y con el riesgo de infectar a otras personas de su familia", denuncia el texto de la moción municipal. "Hoy -añade la declaración de persona "non grata"- es un día triste. Este hotel era un símbolo de esperanza en momentos muy duros y un recurso sanitario que ha sido menospreciado".
El ayuntamiento ofreció a finales de marzo su polideportivo municipal como hospital de campaña, que fue habilitado por la Guardia Civil y nunca utilizado; además de un hotel medicalizado con 57 camas, que actualmente está siendo desmantelado después de varias semanas en funcionamiento.
El alcalde, Enric Llorca, ha acusado a los responsables de la Consejeria de Salud de actuar por ideología y de menospreciar la ayuda que les ha ofrecido el ayuntamiento, pese a que en la ciudad hay unas 152 personas diagnosticadas de Covid-19 y 417 con síntomas, según datos de la propia Generalitat. "Espero que en el futuro el único color que defina la acción política sea el de ayudar a los demás, a los que sufren, a los que nos piden que los cuidamos", ha asegurado el alcalde.
En una rueda de prensa telemática este jueves, la propia consejera Vergés ha respondido a la decisión de Sant Andreu: "Son libres de declarar persona non grata a quien quieran, pero no lo puedo compartir. Estoy muy contenta y orgullosa del mundo municipal cuando hemos pedido ayuda: querer hacer las cosas al revés y tomar decisiones en este sentido no lo puedo compartir, no se puede ir descoordinado con el ámbito de la salud", se ha justificado.

1 comentario:

  1. La actuación del consistorio es penoso y su alcalde al frente, a querido tener un exceso de protagonismo, y se le ha ido la cabeza. Intentando menospreciar al dptto de salud, con ayuda de la GC, cosa que tocaba y lo peor es que la GC le ha hecho el juego. Malo está actitud hacia la convivencia ciudadana.

    ResponderEliminar

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias