martes, 29 de noviembre de 2016

Absueltos un abogado y un guardia civil acusados de coacciones para retirar una denuncia por violación en Llanera

La juez archiva la demanda contra ambos al ratificar la inexistencia de indicios de delito en la actuación de los investigados


 
REDACCIÓN 29/11/2016 05:00
El archivo de la causa seguida por violación contra su entonces marido, J.I.F, con el que iba a emprender los trámites de divorcio, había sido el desencadenante principal por el que V.F.D. acusaba al abogado de Oviedo, L.F.V., de haberla supuestamente engañado para que la denuncia no prosperara, y al sargento de la Guardia Civil J.L.V., adscrito a la Comandancia de Gijón, de ejercer presión e intimidación hacia ella, para que no siguiera adelante con su declaración contra el denunciado, con el que mantenía una relación de parentesco. Unas imputaciones que han sido consideradas irrelevantes en el ámbito penal por la magistrada-juez, María del Carmen Blanco Alonso, titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Oviedo, quien ha acordado el sobreseimiento provisional de la causa seguida contra ambos investigados, al no encontrar indicio alguno de que su actuación pudiera haber influido en la desestimación de la denuncia de V.F. contra su exesposo.
La magistrada-juez advierte, en un auto dictado el pasado día 15 de este mes, que la denuncia contra el abogado y el sargento ha sido investigada y, de las pruebas practicadas, se ha llegado a la conclusión de que «no aparece debidamente  justificada  la perpetración del  delito»; una aseveración a la que se llega al considerar que no concurre «elemento  esencial  del  tipo  penal denunciado» y no quedar acreditado que fuera la actuación del  investigado,  L.F., como abogado de la denunciante, la que motivara el archivo de la causa, con el consiguiente perjuicio manifiesto que ella alegaba, «ni siquiera por imprudencia grave».
La magistrada-juez declara igualmente la falta de responsabilidad en los hechos imputados del sargento J.A.V. por  «la  irrelevancia penal  de  los  hechos, que ya fueron objeto de investigación en el ámbito interno y disciplinario, con el resultado de archivo».Acusaciones de deslealtad profesional e intimidación
V.F.D. sostenía que el letrado le había convencido para que no declarara en el Juzgado de Violencia contra su entonces marido, con el que tenía intención de divorciarse, por la agresión sexual de la que había sido víctima. Según su versión, la violación se había producido el 9 de febrero de 2014. Ese mismo día, la mujer se había personado en el Centro de Salud de Llanera para ser examinada de sus lesiones.
La doctora que le atendió hizo constar en su informe que había apreciado la existencia de lesiones compatibles con una agresión sexual, pero esta circunstancia no fue corroborada posteriormente por los médicos forenses.
Poco después V.F. llamó al abogado L.F, quien le comentó que le asesoraría vía telefónica al no poder trasladarse a Llanera en ese momento y le recomendó que se dirigiera al cuartel de la Guardia Civil de Posada de Llanera para formalizar la denuncia. Cuando estaba en el interior de las dependencias, apareció el sargento J.L.V., acompañado del hermano del presunto agresor y su pareja. Según la denunciante, el sargento le miró «de forma desafiante e intimidatoria» para coaccionarla.
La denunciante puso este comportamiento en conocimiento del máximo responsable de la Comandancia de Gijón, el teniente coronel Francisco Javier Puerta, quien, según le confirmó, había abierto un expediente disciplinario por vía interna para aclarar lo sucedido y ratificó que, una vez investigados los hechos, el caso había quedado archivado.
Sobreseimiento de las causas
V.F. mantenía en su denuncia ante el Juzgado de Primera Instancia número 4 de Oviedo que, cuando fue llamada a declarar en el procedimiento seguido en el Juzgado de Violencia por el delito de violación, su abogado le había aconsejado que se acogiera a su derecho a no declarar, porque supuestamente habría llegado a un acuerdo con la parte contraria, renunciando con ello a cualquier acción civil o penal que pudiera corresponderle. Al quedar archivada la causa por la agresión sexual, le demandó por supuesta deslealtad profesional.
La mujer perdió la custodia de su hijo, tras un informe forense que resaltaba su supuesta inestabilidad. También había denunciado previamente a su cuñado, al que acusaba de ser el presunto responsable de una agresión sexual a su hijo; en una causa que también quedó archivada.
Por su parte, el letrado L.F. ha solicitado al juzgado ovetense el sobreseimiento libre de la causa, al haber quedado constatada, a través de la investigación abierta por el órgano judicial, la falta de consistencia de la denuncia por vía penal por supuesta deslealtad profesional que le imputaba la denunciante
http://www.lavozdeasturias.es/noticia/sociedad/2016/11/28/absueltos-abogado-guardia-civil-acusados-engano-coacciones-retirar-denuncia-violacion-llanera/00031480359005824611710.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias