domingo, 31 de marzo de 2019

Condenado un guardia civil de Intxaurrondo por consumir cocaína en el cuartel

Se quedó dormido estando de guardia tras consumir bebidas alcohólicas y cocaína

Profirió insultos machistas a una agente del cuartel junto con otros dos compañeros a través del teléfono


Imagen exterior del cuartel de Intxaurrondo

ALBERTO POZAS

Un agente de la Guardia Civil del puesto donostiarra de Intxaurrondo ha sido condenado a siete meses de cárcel por consumir alcohol y cocaína mientras estaba de guardia. El Tribunal Supremo ha confirmado su condena explicando en su sentencia que, mientras estaba borracho y drogado, llamó por teléfono junto con otros dos compañeros a una agente del puesto para decirle cosas como "la muy guarra".

Los hechos, según esta sentencia, ocurrieron en la madrugada del 30 de octubre de 2016 cuando este cabo formaba parte del retén de guardia, teniendo a su disposición armas cortas y largas. Entre otros episodios, un compañero le encontró "en estado de muy alta excitación, haciendo aspavientos con las manos, pronunciando frases incoherentes, con halitosis alcohólica" e intentando guardar un botellín de cerveza en el chaleco antibalas.

Poco después le encontraron dormido en la sala de monitores con los pies encima de la mesa del escáner, reconociendo ante un suboficial que "simplemente había consumido unas cervezas al  mediodía cuando había estado viendo el partido de fútbol". Sus análisis de orina dieron positivo en cocaína, como un pañuelo que había intentado esconder en un bolardo cercano a la garita cuando fue encontrado por sus compañeros.
La sala de lo militar del Tribunal Supremo, en una sentencia de la que ha sido ponente el magistrado Francisco Javier de Mendoza, ha decidido confirmar los siete meses de cárcel que impuso a este cabo el Tribunal Militar Territorial Cuarto por un delito de "embriaguez en acto de servicio de armas". La resolución también le suspende de empleo durante el tiempo de la condena.

"La muy guarra"

La sentencia describe como primer episodio que este cabo se acercó al pabellón donde estaban otros dos agentes en este cuartel de Intxaurrondo: utilizando el móvil de uno de ellos llamaron a una agente del puesto para cantarle "una canción de corte obsceno" que incluía la frase "la muy guarra". Cinco minutos más tarde recibió otra llamada en la que le preguntaron si "le gustaba mas el espeto de una forma o de otra" y una tercera llamada "en la que escucha la palabra "bukake".
Imagen exterior del cuartel de Intxaurrondo / Radio San Sebastián







El que hablaba era el guardia civil condenado pero, según declaró la agente al ser una llamada a través del manos libres, "había un cierto ambiento festivo o de jolgorio". Preguntado por un subfoficial, el cabo
leer más

2 comentarios:

  1. Me parece muy triste. Hay profesiones vocacionadas: magisterio, sanidad, abogacía, religiosa.... fuerzas de seguridad del Estado!!
    Cuando uno se encuentras antes estos profesionales, además de lo laboral se nota la calidad humana ya que percibe su “entrega”, porque es coherente con la opción de vida elegida.
    En este caso, dónde está la vocación de servicio? Dónde está la entrega por el bien del ciudadano? Dónde ha quedado el compañerismo?
    Gracias a Dios hay muchos guardias civiles que ofrecen la imagen que corresponde a la sociedad, pero no podemos olvidar que estos actos los desacreditan.

    ResponderEliminar
  2. Dónde está el “honor sin mancha” de esta persona?
    En cualquier empresa es sabido que el comportamiento de uno provoca que la opinión pública se generalice a toda la plantilla. Cuánto más en la guardia civil que está presente en Guipúzcoa. Hay que cuidar “la divisa” no solo personal sino la de todo el cuerpo.

    ResponderEliminar

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias