lunes, 5 de marzo de 2018

Los vehículos de la Guardia Civil para el traslado de presos y detenidos no cumplen los requisitos mínimos de seguridad

Presentan una media de doce años de antigüedad y más de 250.000 kilómetros, pero algunos llegan a los 20 años y superan los 600.000 kilómetros

Un vehículo de la Guardia Civil para el traslado de presos.

Ante una pregunta parlamentaria del diputado de Unidos Podemos Juan Antonio Delgado, el Gobierno reconoce que sólo el 20% de los furgones de que dispone la Guardia Civil para las conducciones y traslados de presos y detenidos cumplen los requisitos de seguridad fijados por la normativa vigente. Ello es así porque de los 221 vehículos celulares de la categoría M1 (hasta nueve plazas) sólo 44 reúnen las especificaciones técnicas regulados por la Orden del Ministerio del Interior.
De hecho, el Gobierno reconoce que desde la entrada en vigor de dicha Orden en diciembre de 2015, hace más de dos años, no ha sido adquirido ni un solo furgón nuevo de ese tipo. Y no es mejor la situación de los 92 vehículos de la categoría M2-M3 (de más de nueve plazas), porque todos ellos son anteriores a esa fecha, si bien el Ejecutivo pretexta que “solamente carecen de cinturones en los asientos de detenidos y sistemas de video-vigilancia”, como si dichas carencias fueran una minucia.
Pero la situación se agrava aún más teniendo en cuenta los datos que se facilitan en la respuesta del Gobierno respecto a antigüedad y kilometraje de los vehículos celulares tipo M1, porque la media es de doce años, y casi la mitad de ellos igualan o superan esa antigüedad, llegando varios incluso a los 20 años o más. Si atendemos a los datos desglosados por provincias, 33 de ellas igualan o superan la antigüedad media de doce años, estando a la cabeza Cáceres, Guipuzkoa, Guadalajara, Zamora y Melilla, esta última con una media de 19 años.
Pero además la media de esos furgones es de más de 250.000 kilómetros recorridos, superando más de la mitad de ellos ese kilometraje, sesenta de los cuales están por encima de los 400.000 kilómetros, de ellos veinte con más de 500.000 y algunos incluso más de 600.000, estos últimos todos en Madrid. Y 22 provincias superan esa media de 250.000, encabezadas por A Coruña, Granada, Málaga, Pontevedra y Valladolid, todas ellas con medias muy superiores a los 300.000 kilómetros.
Todos esos datos ponen de manifiesto la escasa preocupación que el Ministerio del Interior y la Dirección General de la Guardia Civil muestran por la seguridad de los agentes que realizan dichos cometidos, pero sobre todo por la seguridad de los presos y detenidos que son trasladados en los citados vehículos.
Debe tenerse en cuenta que las especificaciones técnicas reguladas en la orden ministerial de 2015 se refieren a aspectos tan relevantes como son cinturones de seguridad, materiales resistentes, climatización, renovación de aire, sistema de video-vigilancia, alumbrado interior, salida de socorro, extintores, etc.
De hecho, la gran mayoría de dichos vehículos carecen de cinturones de seguridad para los presos y detenidos, con asientos rudimentarios orientados lateralmente, por lo que en caso de accidente, o incluso ante simples maniobras bruscas o frenazos, corre grave riesgo la integridad física y la vida de los conducidos, sobre todo teniendo en cuenta que esos furgones recorren miles de kilómetros cada año, con largos y continuos desplazamientos.

Por ello AUGC reclama la renovación urgente de la flota de vehículos dedicados a las conducciones y traslados de presos y detenidos, porque a diario en todas las provincias se está poniendo en riesgo la integridad de los agentes y de las personas conducidas.

https://www.augc.org/news/2018/3/5/los-vehiculos-de-la-guardia-civil-para-el-traslado-de-presos-y-detenidos-no-cumplen-los-requisitos-minimos-de-seguridad

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias