viernes, 27 de abril de 2018

Violencia, quema de símbolos y burlas: los vídeos que muestran la realidad de la Guardia Civil en Alsasua

El juicio por las agresiones a dos agentes de la Benemérita ha revelado algunas de las vejaciones sufridas en el pueblo navarro


Varios pandilleros caricaturizan a la Guardia Civil usando la violencia



El juicio a los ocho individuos acusados por la agresión de dos agentes de la Benemérita y sus parejas ha revelado muchas de las vejaciones, provocaciones y burlas a las que se enfrenta la Guardia Civil en Alsasua. Todas ellas tienen el objetivo de tratar de expulsar a los agentes del pueblo navarro y denigrar la labor de los Cuerpos de Seguridad.
Para ello, como aparece reflejado en los siguientes vídeos, se utiliza la violencia contra los agentes de la Benemérita, se queman símbolos asociados al colectivo policial, se caricaturizan los desfiles militares para compararlos con el nazismo o, entre otras cosas, se siembran de estiércol las carreteras de la comarca.
El procedimiento judicial abierto en la Audiencia Nacional se acerca a su inminente final y los acusados se enfrentan a penas de más de 50 años. En el caso de que los jueces sentencien de acuerdo a las peticiones de la Fiscalía, los ocho individuos juzgados serán condenados por terrorismo.

Violencia en la «Ospa Eguna»

Este vídeo muestra el denigrante trato recibido por la Benemérita durante una intervención para retirar unas carrozas en Alsasua durante la celebración del «Ospa Eguna» y el «Alde Hemendik» (cuya traducción es algo como: «¡que te pires!»). En dicho cometido, los agentes son sometidos a multitud de provocaciones, insultos e incluso agresiones.
En las imágenes, la reportera del portal vasco Ahotsa.info, Alda Pozueta, entrevista a Adur Ramírez, uno de los acusados por la agresión en este pueblo navarro que, en la actualidad, permanece encarcelado. El supuesto agresor, con un discurso victimista, llega a referirse a los agentes de la Guardia Civil como «perros» y explica cómo han levantado barricadas con mesas en torno a las carrozas para dificultar su retirada. Además, define la jornada en la que se encuentran como un «potente movimiento popular» que busca «pedirles que se marchen de aquí». Por lo demás, otros jóvenes comentan que seguirán con los actos previstos y se lamentan, continuando con el lenguaje victimista, de que la Benemérita les fastidie la fiesta.

Queman símbolos de la Guardia Civil

La plaza mayor de Alsasua se convierte en la anfitriona de la quema de símbolos de la Benemérita como un tricornio gigante o figuras de guardias civiles por parte de unos individuos vestidos con pieles que transmiten una imagen «tribal» e irrisoria del evento. También aparecen numerosos encapuchados con bengalas que golpean a modo de broma a los vecinos mientras simulan pertenecer al citado cuerpo policial.
También se incluyen decenas de pintadas y pancartas en las que les exigen a los policías que se marchen del pueblo. «Iros de aquí hacia España» o «Estado asesinos, stop», son algunos de los mensajes que transmiten de este modo.

Estiércol en las carreteras y pintadas

Las actuaciones de los extremistas durante el día de la «Ospa Eguna» persisten tras la puesta de sol. Varios encapuchados esparcen estiércol a lo largo de las carreteras y posteriormente hacen pintadas al borde de estas para dejar su marca a través del anagrama de «Ospa», en un cargado color amarillo.
La letra de la canción que se reproduce junto a las acciones vandálicas también va acorde con la habitual recriminación de este grupo: que la Guardia Civil se marche del pueblo. «Largo de aquí, les hemos dicho y no lo han entendido. Los «txakurras» (perros) día y noche, aquí no vale el miedo, lo mandaremos fuera de aquí», recita.

Burlas al Rey y comparación de la Benemérita con nazis

En un vídeo cargado de ironía y con intención de burlarse de la Monarquía y las fuerzas de seguridad del Estado, Alsasua entera se moviliza, en 2009, para caricaturizar con el noticiario franquista «No-Do» un desfile militar denominado «La parodia del Rey». Logrados disfraces de guardias civiles, pequeñas carrozas de helicópteros y hasta una orquesta que interpreta el himno de España acompañan a un hombre disfrazado del Rey Juan Carlos I que saluda «a sus tropas».
Hasta aquí todo correcto. La problemática surge cuando, a modo de burla, los supuestos soldados realizan el saludo a la romana (el mismo que hacían nazis) para dirigirse al Rey y portan una bandera con la esvástica del «Tercer Reich» junto a la española. Su objetivo: tratar de desprestigiar a las instituciones representadas asociándolas con los símbolos de la Alemania nazi. Todo ello para finalizar con un mensaje que aparece en el vídeo: «Si seguimos juntándonos y luchando contra ellos, conseguiremos echarlos de una vez por todas, ¡que se vayan ostias!».

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias