martes, 3 de diciembre de 2019

El Supremo sanciona con un año de suspensión de empleo a un guardia civil de Xàbia por consumir cocaína estando de servicio

  • Su teniente comandante le ordenó someterse a la prueba de drogas al observar que tenia «ojos enrojecidos, alteración, voz alta, movimientos de mandíbula y gesticulación»





  • El agente, al que retiraron el arma, se defendió argumentando que aquel día no había consumido sino que fue «tres o cuatro días antes»
  • Fue sancionado inicialmente a cuatro años de suspensión de empleo, el Ministerio de Defensa rebajó la sanción a un año y el alto tribunal ha confirmado esta última resolución
Un agente de la Guardia Civil de Xàbia que dio positivo en cocaína ha sido sancionado con un año de suspensión de empleo. Así lo ha acordado la Sala de lo Militar del Tribunal Supremo en una sentencia que publica el diario.es, periódico conveniado con La Marina Plaza. El fallo confirma una resolución del Ministerio de Defensa que ya rebajó la sanción de cuatro años a uno de suspensión de empleo por una falta muy grave al «prestar servicio bajo los efectos de estupefacientes o sustancias tóxicas o psicotrópicas o el consumo de las mismas durante el servicio».
El agente destinado en Xàbia estaba de servicio la tarde del miércoles 2 de agosto del 2017 cuando se disponía a comprar comida con su coche fuera del cuartel durante su media hora de descanso. El teniente comandante del puesto observó que su subordinado tenía «ojos enrojecidos, alteración, voz alta, movimientos de mandíbula y gesticulación».

El responsable del cuartel ordenó retirarle el arma y solicitó un equipo de atestados para realizar la prueba de detección de consumo de alcohol y drogas. Ante el «estado de nerviosismo y ansiedad» del guardia civil, sus compañeros llamaron al teléfono de emergencias 112 para que acudiera una ambulancia pero cuando llegó «la crisis de ansiedad había remitido». Otro agente declaró que el guardia sancionado mantuvo una actitud inadecuada con su superior, «dando voces y gesticulando sin encontrarse firme». La prueba dio negativo en alcohol pero positivo en cocaína.
El agente confesó ante la instructora del expediente sancionador que aquel día no consumió cocaína sino que fue «tres o cuatro días antes». Media decena de compañeros declararon como testigos y, finalmente, el director general de la Guardia Civil sancionó con cuatro años de suspensión de empleo al agente y le impuso además no poder solicitar destino en el mismo puesto de Xàbia durante un período de dos años, según la resolución del 15 de noviembre del 2018.
El agente planteó un recurso de alzada que la ministra de Defensa estimó parcialmente poniendo fin a la vía disciplinaria y rebajando la sanción de cuatro años a un año de suspensión de empleo. La resolución de Defensa considera que la falta cometida por el agente es muy grave «pues consiste en prestar un servicio habiendo consumido cocaína, que hubo de serle retirada el arma debido a su estado de excitación y que, tras someterse voluntariamente a la prueba analítica, el resultado fue positivo en cocaína, debiendo de ser relevado del servicio que prestaba».
El guardia civil interpuso un recurso contencioso disciplinario militar contra esta resolución. Sin demasiado éxito. La sentencia de la Sala de lo Militar del Tribunal Supremo del pasado 11 de noviembre confirma la resolución, comparte «la motivación expresada» por la instructora del expediente sancionador y rechaza que vulnerara el derecho del agente a la presunción de inocencia y que no haya prueba de cargo suficiente. El Supremo considera que la resolución del Ministerio de Defensa es proporcional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias