martes, 4 de febrero de 2020

El Supremo confirma la condena por narcotráfico a un sargento de la Guardia Civil en Isla Mayor

El Tribunal Supremo ha confirmado la pena de 14 años de cárcel para un sargento de la Guardia Civil que siendo el mando de la Comandancia de Isla Mayor (Sevilla) dio protección a cambio de dinero entre 2012 y 2016 a una banda de narcotraficantes y facilitó la entrada de hachís de Marruecos por el río Guadalquivir.



En una sentencia el tribunal desestima el recurso interpuesto por el sargento contra la sentencia de la Sala de Apelación de la Audiencia Nacional que confirmó la condena dictada contra él por la Sección Primera de ese mismo tribunal por delitos de tráfico de drogas, blanqueo de capitales y cohecho.

El Supremo destaca "la gravedad de la conducta, dado que quien realiza, a cambio de dádivas económicas, la acción de dar cobertura a estructuras criminales que son capaces de introducir y traficar con toneladas de resina de hachís en la zona es no sólo un miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado sino su mando máximo en el puesto de Isla Mayor".
Al respecto abunda en que se trataba "del sargento que actuaba como comandante de puesto, con capacidad para influir en la configuración de las órdenes para combatir el narcotráfico de la zona o para no hacerlo, como en este caso, ejecutando turnos, patrullas, entrega de llaves y miradas para otro lado".
Es decir "justamente lo contrario de lo que debe hacer, esto es, incumpliendo las obligaciones de su cargo y poniendo en alto riesgo la salud de quienes fueran adquiriendo esas toneladas de droga que permitía traficar mediante su consciente conducta".
El alto tribunal también ha desestimado el recurso planteado por la esposa del sargento, que fue condenada a devolver 22.040 euros en relación con un delito de blanqueo de capitales.
Los otros condenados en este caso, entre ellos tres guardias civiles del mismo cuartel, no recurrieron sus respectivas condenas ante el alto tribunal.
El sargento, según los hechos probados, ofreció al responsable de la organización protección de miembros de la Guardia Civil de su Comandancia para facilitar la entrada del hachís a cambio de dinero. Así, acordaron la entrega de 6.000 euros inicialmente y de 20.000 euros cada vez que terminase con éxito una operación.
Los tres guardias civiles que colaboraron con su sargento facilitaron información de los lugares y momentos en los que se iban a realizar las patrullas de la Guardia Civil para evitar coincidir con la entrada del hachís.
Por esta colaboración, el sargento obtuvo unos ingresos de 22.040 euros que fueron ingresados en pequeñas cantidades entre 2012 y 2016, en una cuenta que tenía con su esposa, siempre según la sentencia.
La resolución explica que "el sargento sabía que el dinero en metálico procedía de su actividad delictiva" pues "lo recibió directamente de la organización criminal, y procedió a repartirlo con su segundo en la Comandancia, también condenado, y con otros miembros de la Benemérita a sus órdenes".
"De la parte que se quedó para él, una la mantuvo en efectivo, seguramente para gastos corrientes, y así en el registro domiciliario se hallaron 2.350 euros en metálico, y el resto de cantidades se ingresaron en pequeñas sumas en su cuenta corriente, para confundirlo con sus ingresos legales, de manera que se ocultara su origen delictivo", agrega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Archivo del blog

COMENTARIOS

LO MAS VISTO

Categorias